¿Teletrabajando? Te contamos nuestra experiencia más personal

Si eres uno de los que durante el Estado de Alarma te está tocando teletrabajar, jugar con tus hijos, hacer deberes, comprar, limpiar y un largo etcétera más, este artículo está hecho para ti.

En Vivenzia Home, llevamos teletrabajando desde el 16 de marzo, tiempo más que suficiente para que nos encontremos en posición de poder contarte cómo estamos viviendo en nuestra propia piel este nuevo ritmo de vida

Sin pretender querer ser ejemplo de nadie (porque como veréis a continuación, probablemente no lo seamos...) a continuación os dejamos con la experiencia personal de nuestra compañera Laura Jiménez, secretaria comercial de Vivenzia Home Santa Aurelia y, sin duda, una de las piezas fundamentales de nuestra empresa. 

La realidad del teletrabajo con niños

De nuevo ando por aquí, soy Laura Jiménez, y aquí me encuentro a 3 de abril “teletrabajando”

Hoy vengo a hablaros de esto mismo, del Teletrabajo. Son ahora exactamente las 14.59h, una hora un poco rara para trabajar, pero sí… estas son las horas en las que podemos trabajar desde casa aquellos que tenemos niños. Estoy escribiendo estas letras desde mi salón, aún con la casa oliendo a comida y dejando eso de recoger para más tarde: juguetes por todos sitios, puertas de armarios abiertas, paredes pintadas de rotulador y un sinfín más de caos.

Creo que buena parte de la población nos encontramos a día de hoy en este estado. Es difícil conciliar el trabajo con una casa con niños (en mi caso, niños de 1 y 2 años). Cuando una de las medidas que dictaminó el Estado fue la de teletrabajar desde casa, muchos padres y madres nos echamos las manos a la cabeza: ¡eso es imposible!

Mi experiencia personal

En Vivenzia Home, cerramos nuestras oficinas a partir del 16 de marzo por decretarse el Estado de Alarma en el país por el COVID-19.

A partir de ahí, la empresa tuvo que tomar medidas muy rápidamente para que la actividad no quedase totalmente paralizada ya que seguimos teniendo clientes a los que hay que seguir ofreciéndoles un mínimo de servicios.

Una de las medidas que adoptamos, fue la de desviar los teléfonos fijos de las oficinas a mi móvil. He de reconocer que, las personas que han contactado con nosotros durante este tiempo, han entendido perfectamente que, en el momento justo en el que me están llamando, es imposible atenderles con un mínimo de tranquilidad, y que les tengo que devolver la llamada a una hora, me atrevería a decir, “casi no prudente”, como lo es ahora en la que los niños duermen como benditos y la casa está en silencio.

Además de todo ello, tengo que decir que: “me he confinado con mi jefe”… pfff esto es brutal. Mi jefe está 24h aquí conmigo, confinadito y ¡hablando de trabajo!, Comentaros que no ha sido porque sea la mujer más trabajadora de la historia, ni tampoco la más pelota, sino porque es mi marido y el padre de mis dos energúmenos…

En nuestro caso, esto es incluso una parte ventajosa de teletrabajar, pues somos nosotros mismos los que nos ponemos los horarios, los que sacamos huecos y los que nos apoyamos para que uno de los dos se queda con los niños mientras el otro necesita hacer alguna gestión de trabajo.

Pero yo me pregunto: en aquellos casos en los que ambos progenitores teletrabajan las mismas horas que trabajaban cuando lo hacían de manera presencial y encima estas horas coinciden con las de la otra parte, ¿qué hacen con los niños? Para aquellos que se encuentren en esta situación: mucha suerte, paciencia y a organizarse lo mejor posible. Hay que entender que esto es algo temporal y espero que vuestros responsables entiendan vuestra situación y sean flexibles.

Consejos para trabajar desde casa

Además de trabajar en el mundo inmobiliario, mi formación académica se centró en la psicología, y como psicóloga licenciada que soy, a continuación voy a daros algunos consejos para hacer el teletrabajo lo más llevadero posible:

  1. Tienes que vestirte, quitarte el pijama y ponerte ropa cómoda. Eso te hará cambiar un poco el chip para llevar adelante la tarea y no rezagarte.
  2. Busca un sitio en la casa un poco apartado, sitúa tu ordenador, tu escritorio y tu silla de manera ordenada, a ser posible, lejos de la zona de juegos de tus hijos; y mucho mejor si tiene luz solar, esto le hará entender a tu mente que es de día y, por lo tanto, hora de estar activo.
  3. Fíjate un horario y plantéate objetivos laborales pequeños. ¿Qué tienes que hacer hoy importante? ¿Qué puedes adelantar si te queda tiempo para ello? ¡Escríbelo, visualízalo, y hazlo!

Os escribo esto, sin haber hecho ninguna de las pautas que os he dado… Pues sí…esta es la realidad... ¿y sabéis por qué? Porque lo realmente importante estos días es sobrevivir de manera feliz a ese caos que tenemos en casa y pensar que el caos de fuera es aún peor.

No hay que frustrarse, si algo no sale según lo previsto, no pasa nada, mañana saldrá.

Mucho ánimo a todos, de corazón. Os dejamos con un vídeo que todo el equipo de Vivenzia hemos preparado mientas #NosQuedamosEnCasa con el único objetivo de poderte sacar la misma sonrisa que lucimos nosotros al grabarlo.